Caida del 2º diente

Anuncios

Para comer bien a mitad de precio

Hoy os recomiendo que os miréis este enlace, es una oferta para comer muy bien a un precio de un 50% sobre la tarifa actual.

Este descuento está basado en la cantidad de personas que nos apuntamos a la oferta y como siempre somos muchos, las solemos conseguir. No te cobran hasta que no se consigue la oferta y se puede usar durante algunos meses cuando tú quieras, no hace falta decir el día concreto en que quieres ir a cenar o comer, eso lo decides tranquilamente cuando ya tengas tu cupón de descuento.

Muy recomendable

http://www.groupon.es/in/.y4tgyV

La importancia del ejemplo en la educación

El otro día estaba con mi hijo sentado en el sofá delante de la tele para disfrutar del partido de cuartos de final del mundial España-Paraguay; antes de comenzar el encuentro, ambos capitanes leyeron sendos comunicados en contra del racismo; poco después se hicieron una foto con una gran pancarta en inglés en la que se leía “Di no al racismo”. Mi hijo, que tiene 6 años, me preguntó con esa curiosidad infantil “¿Qué es esto que están leyendo y qué pone en esa pancarta?” se lo expliqué en el lenguaje adecuado para un niño, le dije cuan malo era el racismo y qué injusto es catalogar a alguien por el color de su piel o por su procedencia. Me entendió a la primera.

Varios días después, paseando por la calle de camino al campus de verano, acompañado por un amigo de su misma edad, observé que éste le decía cosas al oído a mi hijo señalando a un niño que estaba más adelante y que era de raza negra. Mi hijo le contestó: “¿Te estás riendo de él sólo porque es negro? ¿tú no viste el partido de España, verdad? porque dijeron que no se podía ser racista y esto que tú estas haciendo está muy mal“.

En ese momento me engordé 5 kilos y me sentí el padre más orgulloso del mundo.

Seguramente, el trabajo que yo hice con mi hijo el día del partido, le falta por hacer a los padres de su compañero.

Me gustaría que este ejemplo sirviera para muchos, que recapaciten y que se den cuenta que ser padre o madre es una responsabilidad muy grande y que entraña una serie de obligaciones para con el hijo y para con la sociedad misma, que es criar a futuras personas de bien y con capacidad para aportar, no indeseables maleducados y sin valores, carne de cañón de las colas del paro y de bancos de parque donde poder fumar hachis para “desquitarse de este asco de vida que me ha tocado vivir”.

Tú eres su ejemplo, nunca lo olvides