Matrículas curiosas

Esta mañana, de camino al trabajo, me he fijado en una matrícula de coche y he pensado “¡qué putada!”. Al momento ya tenía claro que iba a crear esta entrada, en la cual iré recopilando matrículas curiosas debido a la combinación aleatoria de números y letras que aunque nos han quitado las vocales, quedan algunas palabras o abreviaturas divertidas (aunque sean en inglés u otro idioma).

La que he visto hoy ha sido:

  • HDP , que es la abreviación que se usa por internet de “hijo de puta”

También hay otras que me llaman la atención:

  • FLY  , volar o mosca en inglés. Siempre he pensado que estos conductores se habrán quedado sin puntos por ir “volando”.
  • DRY, seco en inglés. ¿en día de lluvia podrán circular? ¿usarán neumáticos “slicks”?

Esta entrada queda abierta para que hagáis vuestra aportación si así lo deseáis.

¡Muchas gracias!

 

Periodismo y radares: mala combinación

Leo esta noticia de El Periódico y pienso: no entiendo nada.

El titular de la noticia: “La ley respetará el margen de exceso de velocidad del 10%”

Muy bien, de acuerdo. Los radares seguirán saltando cuando se supere en un 10% la velocidad máxima permitida, pero:

Si los radares tienen un margen de error verificado de un +-10% del valor real, no me puede creer que nadie se dé cuenta que la única garantía para que no salte el radar es no superar la velocidad máxima. Me explico con ejemplos:

  1. Si circulamos a 120 km/h, da igual si el radar comete error en su detección; no saltará en ningún caso, ya que lo peor que podría pasar es que se equivocara en un +10% dando como resultado 132 km/h  (salta a partir de 133 km/h).
  2. Si circulamos a 144 km/h y el radar comete error de un -10%, tampoco saltará (salta a partir de 133 km/h), porque el radar tiene un margen de error de +-10%. 145-14,5=130,5 km/h, con lo cual el radar no saltaría.
  3. Si circulamos a 121 km/h reales y el radar comete esta vez el error en nuestra contra, es decir +10 %, entonces sí que saltará el radar (121 + 12,1= 133,1 km/h); en este ejemplo ya superamos los 133 km/h para el radar.

Como tráfico ya nos está aceptando que los radares pueden tener un error del +-10% y nos lo aplican siempre a nuestro favor (siempre salta a 133 km/h) en el caso 3 no tendríamos ninguna base legal para quejarnos ni para reclamar la multa.

 En el caso 1 todo normal y en el caso 2 se produce el fenómeno a la inversa: un conductor con mucha suerte puede ir a 144 km/h de velocidad real y no ser cazado (hecho que no sabeís cuánto lamento). 

Esto pasa ahora y pasado siempre, pero parece que lo que vende periódicos es decir que podremos ir a 133 km/h y no nos multarán: FALSO

 Moraleja: si no quieres salir en la foto, no circules por encima de la velocidad máxima permitida.

Se puede ir a 144 km/h sin foto y se puede ir a 121 con foto. ¿de qué depende?: de la suerte, única y exclusivamente. ¿quién quiere jugar a la ruleta? yo no, porque la banca siempre gana.

“Tengo preferencia”

Hacía tiempo que tenía ganas de escribir acerca del fenómeno del “tengo preferencia”.
Cuando circulamos por cualquier vía con nuestro vehículo e incluso como peatones, estamos participando del tráfico de alguna manera; todos somos usuarios de la vía pública y por lo tanto, deben regir (de hecho, rigen) unas normas de convivencia a nivel legal (código de circulación, código civil, código penal, etc.) y también a nivel moral (civismo, ética, empatía, compañerismo, caballerosidad, etc.).
Pues bien: la primera norma de todas, la más básica e importante es la siguiente: Continue reading ““Tengo preferencia””

El efecto acordeón

No, no tiene nada que ver con Mª Jesús y sus pajaritos; esto va de tráfico, de circulación de vehículos a motor.

Poco se ha escrito acerca de este fenómeno, a pesar de producirse a todas horas en muchas carreteras españolas.

Después de 19 años de observación, postulo aquí mi teoría del efecto acordeón:

Se trata de dar una explicación a una pregunta clásica: ¿por qué estamos parados en medio de la autopista? ¿Es que el que va delante ha parado sin más? Pero si no habían ningún accidente… ¿les suena?

Lo que vengo a llamar como efecto acordeón es la respuesta a todas estas preguntas.

Continue reading “El efecto acordeón”

La C-58 será pionera en los carriles VAO (vehículos de alta ocupación)

La autopista C-58 tendrá el honor de ser la primera en tener un carril VAO (vehículo de alta ocupación).

Según se desprende de la noticia publicada por El Periódico, las obras durarán tres años (que se convertirán en cuatro o cinco sin problemas) y tranquilizan a los usuarios de la vía prometiendo que no van a cortar ninguno de los seis carriles existentes en el tramo afectado, que es desde Ripollet hasta la entrada de Barcelona por la Meridiana.

Este nuevo carril, que será doble, será apto para la circulación de vehículos de transporte público de viajeros y de VAO, es decir cualquier turismo que tenga una ocupación mínima de tres personas.

Al ser un carril totalmente segregado y aislado del resto, es decir que el que entre no podrá salir hasta el final en la Meridiana (es un tramo de 6,8 km.), facilitará la persecución del infractor ya que la patrulla de la Guardia Urbana sólo deberá esperar a que llegue su presa sin escapatoria.

Más de uno sacará su muñeca hinchable a dar un paseo en coche, a ver si cuela.

A mí me parece una buena iniciativa, con el fin de conseguir que personas con mismo origen y destino compartan coche, con todos los beneficios que ello comporta.

Siniestro en las alturas

Chocan un satélite ruso y otro de la NASA en la primera colisión espacial de la historia • El accidente produjo una nube de escombros que supone un peligro para la Estación Internacional • Los fragmentos de los aparatos se dispersaron a una altura de entre 500 y 1.300 kilómetros EFE .
A partir de ahora, a ver si obligan a los satélites a tener seguro de RC “por si las moscas” , que van como locos.
Un satélite de comunicaciones del Ejército ruso y otro de la NASA chocaron el martes a una altura de casi 800 kilómetros de Siberia, según han confirmado fuentes de la NASA y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Espaciales de Rusia, general Alexandr Yakushin. La colisión, que el martes pasado produjo una nube de escombros, ha planteado un peligro para la Estación Espacial Internacional (EEI) que gira a una órbita de alrededor de 400 kilómetros de altura, según fuentes de la agencia espacial estadounidense. Como consecuencia, los fragmentos de los aparatos espaciales se dispersaron a una altura de entre 500 y 1.300 kilómetros, dice Yakushin. Un portavoz de la NASA, citado por el diario The Washington Post en su página web, señala que la dispersión de los escombros de la colisión podría obligar a los ocupantes del complejo a realizar una maniobra para reducir el peligro. Riesgo reducido Cualquier objeto en el vacío espacial se desplaza a una velocidad de unos 28.000 kilómetros y cualquier colisión con otro que se desplace en dirección opuesta resulta en una desintegración total. “En última instancia esos escombros irán bajando su órbita y si es necesario la estación está en capacidad de llevar a cabo una maniobra” para eludirlos, indica el portavoz John Yembrick. No obstante, la NASA señala que los científicos de la agencia espacial “han determinado que el riesgo es muy pequeño y está dentro de los límites aceptables”. El diario, que cita a fuentes de la NASA, asegura que es la primera vez que se registra la colisión de dos satélites. Agregó que los satélites que chocaron son el Iridium-33, puesto en órbita en 1997 por la NASA, el Cosmos-2251, lanzado por la Agencia Espacial de Rusia en 1993 y que aparentemente había dejado de operar desde hacía algún tiempo.