Felipe Massa, en coma inducido

Massa_grave_coma_inducido Un muelle del coche de Rubens Barrichello ha impactado contra el casco de Felipe Massa, cuando éste iba a más de 250 km/h, en la Q2 del GP de Hungría.

Después de ser sometido a una operación de urgencia, su estado es grave pero estable y le han inducido el coma.

Hasta el domingo por la tarde no se sabrá el alcance de los posibles daños cerebrales.

Estamos con Felipe, deseando su pronta recuperación.

Campaña Aa

Según esta noticia de El Periódico se ha puesto en marcha una campaña desde el Gobierno que nos propone guardar en la agenda de nuestro móvil el número de la persona a la que queremos que llamen si sufrimos un accidente. La finalidad es poderle preguntar si somos alérgicos a algún medicamento, alguna operación reciente, corazón delicado, etc.

Con esta medida, los servicios de emergencias médicas pueden salvar más vidas, ya que podrán actuar más rápido una vez contactados con la persona de confianza del accidentado y cerciorados de los medicamentos que le pueden administrar.

Al introducir el número de teléfono con Aa, seguido del nombre, aparecerá el primero en la agenda y así contactarán si demoras.

Vale la pena hacerlo… ¡PÁSALO!

Siniestro en las alturas

Chocan un satélite ruso y otro de la NASA en la primera colisión espacial de la historia • El accidente produjo una nube de escombros que supone un peligro para la Estación Internacional • Los fragmentos de los aparatos se dispersaron a una altura de entre 500 y 1.300 kilómetros EFE .
A partir de ahora, a ver si obligan a los satélites a tener seguro de RC “por si las moscas” , que van como locos.
Un satélite de comunicaciones del Ejército ruso y otro de la NASA chocaron el martes a una altura de casi 800 kilómetros de Siberia, según han confirmado fuentes de la NASA y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Espaciales de Rusia, general Alexandr Yakushin. La colisión, que el martes pasado produjo una nube de escombros, ha planteado un peligro para la Estación Espacial Internacional (EEI) que gira a una órbita de alrededor de 400 kilómetros de altura, según fuentes de la agencia espacial estadounidense. Como consecuencia, los fragmentos de los aparatos espaciales se dispersaron a una altura de entre 500 y 1.300 kilómetros, dice Yakushin. Un portavoz de la NASA, citado por el diario The Washington Post en su página web, señala que la dispersión de los escombros de la colisión podría obligar a los ocupantes del complejo a realizar una maniobra para reducir el peligro. Riesgo reducido Cualquier objeto en el vacío espacial se desplaza a una velocidad de unos 28.000 kilómetros y cualquier colisión con otro que se desplace en dirección opuesta resulta en una desintegración total. “En última instancia esos escombros irán bajando su órbita y si es necesario la estación está en capacidad de llevar a cabo una maniobra” para eludirlos, indica el portavoz John Yembrick. No obstante, la NASA señala que los científicos de la agencia espacial “han determinado que el riesgo es muy pequeño y está dentro de los límites aceptables”. El diario, que cita a fuentes de la NASA, asegura que es la primera vez que se registra la colisión de dos satélites. Agregó que los satélites que chocaron son el Iridium-33, puesto en órbita en 1997 por la NASA, el Cosmos-2251, lanzado por la Agencia Espacial de Rusia en 1993 y que aparentemente había dejado de operar desde hacía algún tiempo.