Esto sí que es suerte…

Esta joven del video se ha salvado de milagro de morir devorada por tres osos polares en el Zoo de Berlín, a cuya instalación se ha precipitado de manera voluntaria; aún está sin confirmar si ha sido un intento de suicidio o una locura momentánea, aunque a juzgar por cómo se agarra al salvavidas, yo descartaría el suicidio…

Anuncios